Piernas firmes haciendo Yoga

unrecognizable woman in sportswear doing yoga near laptop in apartment

Las posturas de yoga son una buena manera de trabajar los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones de tus piernas.


Si lo que buscas es conseguir una piernas tonificadas, las posturas de yoga te ayudarán a trabajar los poderosos músculos que te sostienen. Practicando con frecuencia, obtendrás unas piernas fuertes y bonitas, pero sobre todo unas piernas sanas y preparadas para mantener el ritmo diario de tu rutina.


Además trabajar la pelvis es especialmente importante, porque su posición y su capacidad de adaptarse influyen en todo lo que hay encima, y también por debajo, hacia estructuras inferiores (las piernas y los pies). Cualquier desviación de la pelvis provoca una grave tensión en la columna y algunas vértebras pueden ser comprimidas o separadas. La excesiva inclinación pélvica, muy frecuente, provoca tensión en el punto de unión con las vértebras lumbares inferiores. Igualmente, cuando existen tensiones en la pelvis pueden producirse dismetrías y descompensaciones en miembros inferiores (las piernas)


Pero cuando los músculos y articulaciones de las caderas y las piernas están en equilibrio, esta zona está libre de tensiones.


En lo referente a la soltura y equilibrio, la cadera es probablemente de las articulaciones más importantes del cuerpo. Esto se debe a su posición central y su gran movilidad natural y versatilidad de movimientos. Es una articulación muy importante en el soporte del peso, y de su integridad, o no, se produce una considerable efecto en su propia forma y en la de otras estructuras, como la región lumbar, pubis, sacro, fémur, etc… Por todo ello, es muy importante liberar y equilibrar las caderas.
También debemos mencionar que son tres las articulaciones que determinan el movimiento de la pierna: cadera, rodillas y tobillos. Y con tantas superficies móviles hay una amplia gama de posibilidad de desajustes.


Usa asana bien construida nos ayuda a corregir todo lo mencionado.


En general todas las posturas de pie fortalecen nuestras piernas, nombraremos algunos ejemplos de asanas como:
VIRABADRASA II – Guerrero II


Es una postura de yoga que tiene muchos beneficios, entre ellos, abre la articulación de la cadera, fortalece las rodillas, cuádriceps. Corrige condiciones dolorosas alrededor del sacro. Tonifica y fortalece piernas y brazos.


PARSVOTTANASANA


Esta postura, principalmente flexibiliza y mejora el riego sanguíneo a las piernas y tobillos, es de las asanas que más estira las piernas. Estira intensamente los músculos de la parte posterior de los muslos y los gemelos. Además tiene otras cualidades como estimular los órganos abdominales y calmar el cerebro.


VIRABHADRASANA I – Guerrero I


El Guerrero I, fortalece hombros, brazos y músculos de la espalda. Estira y fortalece las piernas, extiende el pecho, los hombros y el cuello. Abre la articulación de la cadera.


PRASARITA PADOTANASANA


En esta postura podemos destacar algunos beneficios entre los muchos que tiene como fortalecer la musculatura de la espalda, flexibilizar y fortalecer la columna vertebral, la cadera, el cuello y las piernas; en especial los músculos isquiotibiales y aductores. Estira las piernas, y es un buen entrenamiento para la flexibilidad de los tendones, los ligamentos y los músculos.